Adriana Hoffmann

Adriana Hoffmann

Adriana es hija del médico chileno Franz Hoffmann, y de la siquiatra y guía espiritual Helena Jacoby, más conocida como Lola Hoffmann. Adriana recuerda sus paseos familiares por el bosque y la playa, durante los cuales aprendía de árboles y plantas. Entró a estudiar Agronomía en la Universidad de Chile, carrera de la que se retiró porque era muy técnica: lo que ella quería era estar, cuidar, aprender y enseñar sobre la naturaleza.

Hoffmann publicó libros sobre botánica y medio ambiente mucho antes de que el cuidado de la Tierra se volviera una preocupación popular. Es coautora, por ejemplo, del emblemático libro De cómo Margarita Flores puede cuidar su salud y ayudar a cuidar el planeta (1990), que ha sido referente para los niños chilenos. Publicó además La tragedia del bosque chileno y la guía Flora silvestre de Chile. Zona araucana. Para hacer muchos de sus libros, se embarcó en travesías y exploraciones por los confines de Chile con el fin de registrar sus especies naturales.

Extractos de la entrevista a Adriana en «Homeostasis» de Felipe Monsalve.

“Uno tiene que dejar que la naturaleza se exprese en su plenitud. No hay que intervenirla, o tratar de intervenirla lo menos posible. Nosotros los humanos tenemos una fijación horrorosa, una obsesión por controlarlo todo; por dirigir, encauzar, ordenar. No hay que hacer más eso, ¡por favor! Hay que dejar que las cosas se expresen libremente, en sus propios ritmos y necesidades. (…) Lo espontáneo es belleza por sí mismo. Que lata son esas cosas tan acartonadas, predecibles, dirigidas; como la idiosincrasia del chileno, en realidad de la clase dominante, porque el pueblo responde a otra característica, aunque con esto aspiracional y arribista todos quieren ser como los ricos, y es súper raro, porque no hay nada más fome y feo que la vida de los ricos ¿Te has dado cuenta de lo avaro que son los ricos? Yo no he conocido gente más miserable que los ricos, cuidan hasta el último peso, y nunca regalan nada, son lo menos generosos que hay.”

“He pasado mi vida enseñándole a la gente a que tome conciencia de la necesidad de respetar el medioambiente. Hablándole sobre lo vital que es la naturaleza en nuestro sistema de vida, De que los humanos no somos más que  una pequeña parte de un sistema mayor, donde el equilibrio de todas sus partes es esencial para seguir con vida, para mantener nuestra especie. Y claro, después de pasar cuarenta años insistiendo en esto se han producido algunos avances, hay cierto grado de mayor conciencia en la población. Al menos la gente habla más y dice que quiere hacer algo por nuestros ecosistemas (…) Pero en la práctica los avances no son del todo significativos. Si bien se están preocupando más, a la vez lo están haciendo por puras tonteras. Porque al final del día las personas no son capaces de ni si quiera defender  un árbol, y los gobiernos y empresarios siguen pasando las carreteras por arriba de hermosas selvas vírgenes, inundando bosques, poniendo megarepresas, en definitiva, explotando y depredando todo lo que más se pueda.”

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>


Agencia Digital Bellaco, somos una Agencia Boutique