Chelín

Esta Memoria de Intervención Patrimonial es un relato detallado del proceso de restauración realizado en la Iglesia Nuestra Señora del Rosario de Chelín, ejecutado por la Fundación Amigos de las Iglesias Patrimoniales de Chiloé entre Julio del año 2014 y Noviembre del año 2015.

Este proyecto fue llevado a cabo por mandato del Gobierno Regional de Los Lagos, con financiamiento del FNDR, mediante el Programa Puesta en Valor del Patrimonio que ejecuta la SUBDERE, en conjunto con el Gobierno Regional y la Dirección de Arquitectura del MOP.

Se ejecutó de acuerdo al Proyecto de Intervención Patrimonial presentado en Noviembre de 2012 y aprobado por el Consejo de Monumentos Nacionales en Enero de 2013.

Llueve intensamente mientras terminan de cargar en la lancha velera los 18 troncos de tenío de 7 metros que van a estructurar la nave de la iglesia. Un par de yuntas de bueyes las trajeron arrastrando por el barro desde el monte. Ahora hay que esperar que amaine el temporal y suba la marea para cruzar a la isla del frente.

El maestro mayor, Don Agustín, por encargo de la comunidad de Chelín está a la cabeza de las faenas, de los carpinteros y de la construcción de una nueva iglesia. Mediante beneficios y donaciones, han juntando peso a peso los recursos, y a través de mingas han aportado su trabajo. La Iglesia tendrá una planta de 12 x 31 metros, las piedras de fundación ya están en su lugar, al igual que las grandes vigas maestras y de piso.

Con el incansable párroco franciscano, el Padre Lorenzo, dibujaron unos planos. La torre tendrá 21 metros y van a repetir a escala del lugar, el modelo arquitectónico traído de Europa, probado y desarrollado en las islas, que se caracteriza por tener una estructura tipo mecano posible de armar y desarmar, compuesta por más de 25 tipos diferentes de empalmes longitudinales y ensambles perpendiculares.

A pesar de que la lluvia no cesa, los carpinteros con gran arte y rudimentarias herramientas; levantan la estructura, ponen el encamisado y clavan sobre éste, la roja tejuela de alerce en la cubierta y tablas del aromático ciprés de la Guaitecas en sus paredes exteriores y en el piso. De las mismas nobles maderas son las tablas machihembradas artesanalmente, que clavan en la bóveda y en el presbiterio.

Con martillos, serruchos, sierras, formones y la mejor artesanía carpintera, como en un sueño, construyen con estilos arquitectónicos nacidos en la vieja Europa: el pórtico, los pilares, los retablos, los confesionarios y el altar.

Apenas salga el sol, los pintarán de alegres colores o como si fuesen piezas de mármol. Y traerán en procesión, con arcos de flores, y música de pasacalles, sus milagrosos santos de madera y a la Virgen del Rosario, a quien encomiendan la protección de las familias, sus animales y sus cosechas. Macarena Almonacid. Katerine Araya. Restauro.

$28.000

1 disponibles

Detalles

Páginas / Formato

253

Editorial

Restauro